jueves, 7 de abril de 2011

De mayor quiero ser… ¡pequeña!

He pensado empezar el blog con algo muy relacionado con la imagen que lo representa y con su título, y es que lo tengo decidido. 
Después de muchas cábalas sobre la vida he decidido que eso es lo que quiero.
Quiero que todas mis amigas estén juntas, conmigo, en el cole y verlas todos los días (y juntas seguir toda la vida).
Quiero pintar rayajos con ceras y esa pintura de dedos, y quiero hacer esculturas amorfas de plastilina de colores remezclada (algunos lo llaman arte).
Si me mancho la ropa no pasa nada, seguro que mañana vuelve a estar limpio (se encarga una chica que viene del futuro).
No me gusta caerme y hacerme daño, pero sé que si algo ocurre vendrá mamá y con agua oxigenada y un beso curará mis heridas (pero seguiré llorando un poco más para que se quede conmigo).
Me pondré de novia con mi vecino, el que va a mi clase, y si me canso o se cansa no pasa nada porque sé que el que se sienta con él quiere ser mi novio también… y si no da igual, se acerca el verano y no pienso acordarme de novios (hasta que vuelva septiembre, y el frío, y chicos nuevos a clase).
Cambiaré cromos y hojitas de olor en los recreos (son mis riquezas y las protegeré con mi vida).
Correré tras la lluvia por los charcos (evitando pasar por donde no los haya).
Y aprenderé a montar en bicicleta y nunca se me olvidará (porque dicen que es como conducir…)
Gritaré y lloraré y patalearé porque nadie quiere comprarme esa muñeca tan preciosa, a la par que excesivamente cara, que anuncian en la tele y que tienen todas las niñas menos yo (aunque dejaré de hacerlo en cuanto nadie me vea, que me duele la garganta).
Pondré el termómetro en la bombilla y así todos creerán que estoy enferma, me cuidarán, me mimarán y me dejarán quedarme en casa viendo los dibujos en la tele (o me mandarán al colegio porque el termómetro ha llegado a cuarenta y siete grados).
Vestiré y luciré preciosos vestidos en las bodas, domingos y otras fiestas de guardar (léase también momentos de aburrimiento en casa y toda la tarde del día que me lo compren).
Usaré, y destrozaré, los zapatos de tacón de mamá y las tías (y cuando sea mayor usaré siempre deportivas).
Quiero cantar  y bailar como una descosida la canción de moda aunque todavía no me la haya aprendido bien  porque todos me aplauden igualmente (y nadie sale corriendo a por su paraguas).
Y  quiero reír y reír aunque sea por un chiste de pedos que no entiendo pero del que todos los mayores se ríen (claro, jolín, ¡a dicho pedo! Jiji )
Y sobre todo quiero ser feliz, siempre, y olvidar al instante el momento en el que no lo he sido del todo.
Lo tengo decidido, de mayor quiero ser pequeña…

¡BIENVENID@S!

No hay comentarios:

Publicar un comentario